viernes, 30 de marzo de 2018

El decimotercer signo y el final de una saga


Saludos, mis arrebatadores :o) Recuerdo el día que Zodíaco llegó a mis manos por sorpresa. Un completo desconocido, con la única carta de presentación a su favor que supone el firmamento plagado de las doce constelaciones más famosas.

Sentí curiosidad. Y lo leí.


No sabía yo la inmensa riqueza de la imaginación que albergaba en su interior ni que, años después, leería el cuarto libro con tanta expectación.

Incluso el rostro de su autora es parte de mi subconsciente para el resto de mis días, puesto que tuve la fortuna de conocer a Romina Russell y no he podido evitar sobreponerlo a la faz del personaje de Rhoma Grace, la intrépida y abnegada protagonista de esta impresionante saga galáctica.

Confieso que deseaba leer el final, pero también temía que mi corazón fuera puesto a prueba hasta el límite. Así ha sido paralelamente al de Rho. Pobrecita mía... ¿Quién se enfrenta a una estrella y sale indemne? Eso es exactamente el meollo de OFIUCUS ASCIENDE, y el clímax de una historia que se forjó en el planeta Cáncer y acaba en el confín del Universo.

Rho reaparece traumatizada y rota. Las primeras escenas son de una gran crudeza y precursoras de un drama épico. El dolor y la traición que siente la han aislado de las personas que aún permanecen a su lado y Rho se embarca en una misión suicida que cambiará el destino del cosmos.

La trama pega un vuelco salvaje, logrando que los amigos guarden secretos y los enemigos hagan tambalearse creencias inamovibles. La tecnología sigue brillando con audaces diseños en edificaciones, armas y estilos de vida. El planeta Leo es uno de mis favoritos por sus cualidades carnavalescas y por la gran revelación a la que da pie. Nuevamente, la autora se apaña para agitarnos las emociones mientras nos deslumbra con arengas hipnóticas, criaturas deíficas, sociedades detalladamente elaboradas y profecías ambivalentes.

Y lo más provocador es que la propia Rho se columpia entre el bien y el mal como nunca antes había ocurrido ¡Qué desafío! Herida, abandonada, furiosa. Esos sentimientos la corroen y nos hacen dudar de su integridad, de que pueda existir siquiera un final feliz para la humanidad y para ella. Además, me ha sorprendido mucho el dúo de "villanos" principales, sus actos y razonamientos han sido de lo más interesantes y tristes.

En medio de la tremenda cadena de acción, drama, sacrificios y amor torturado, podemos escuchar un mensaje: la unidad como única salvación de nosotros mismos. Un mensaje universal que resulta más actual que nunca en este planeta nuestro tan perdido.

Esta novela tiene un final heroico y conmovedor, pero también sembrado de muertes y duras lecciones. Agarraos a los pañuelos.

La saga ha concluido, pero permanecerá en nuestro recuerdo. Gracias, Sagrada Madre.

Citas favoritas:
Sus palabras dibujaban imágenes en el espacio oscuro de mi mente, encendiendo la oscuridad con su luz.

Estamos tan preparados para la tragedia que aparentemente cualquier cosa que salga de lo común es causa de alarma.

Es un dios caído que sucumbió al peor tipo de mal.

Me pregunto qué posibilidades tenemos de triunfar contra alguien que nos conoce mejor que nosotros mismos.

Los dioses crean y destruyen: es la naturaleza de su condición. No podemos tener vida sin muerte, ni suerte sin desgracia.

Soltar el ayer es la parte más dolorosa del hoy.

Conozco esa mirada. Es la imagen de quien renuncia a lo que ama.

Cuando todo lo que tienes en tu mundo es falso, sabes lo que es real cuando lo encuentras.


 
DATOS DE OFIUCUS ASCIENDE
Autora: Romina Russell
Edición: Marzo, 2018
Tapa flexible con solapas
Thirteen Rising,
2017, 360 págs.
Ciencia-ficción
17 pellizcos (€)
Libro 4 de 4:
1 Zodíaco
2 Estrella Errante
3 Luna Negra



Vaya... han sido cuatro libros, casi no me puedo creer que haya terminado esta saga. Me he quedado henchida y etérea al mismo tiempo, jajaja. Espero que estéis disfrutando de vuestras lecturas y de la vida en general. ¡Os leo <3 !

Babel es géminis pero le falta su gemela.

2 comentarios:

SantitAh dijo...

Hola Babel!
Cuando vi que habías publicado la reseña TENÍA que venir a leerla.
Me dejaste más entusiasmada por este final de saga de lo que ya venía desde que leí Luna negra el año pasado.
Estoy intrigadísima por saber lo que pasa y cómo termina la historia.
No le tenía fe a esta saga cuando recién salió, pero para una convención de bloggers me tocaba formar parte del panel que entrevistaba a Romina y empecé a leer Zodíaco. Me encantó y sorprendió un montón y lo siguió haciendo en los siguientes libros.
Así que no veo las horas de poner mis manos sobre Ofiucus asciende.

Que andes bien.

GABY dijo...

Que felicidad es encontrar un libro por sorpresa y que sea una historia increíble. No conozco esta saga pero me dejaste picada.

Gracias por la reseña :)