martes, 28 de junio de 2016

Erase una vez Babel en Londres con su novio imaginario


Todos los cuentos empiezan en nuestra imaginación con el famoso Érase una vez..., por lo que el título es perfecto para este cuento de hadas moderno con el que cualquier chica heredera de Disney soñaría para enmarcar su romance ideal.



Toda la novela rezuma jovialidad y frescura. Ahora que estamos en verano, o para los ratos que necesitamos desconectar, nos viene al dedillo una historia que apela a nuestros instintos más frívolos y dulces.

Salvo por un comienzo deprimente para la pobre protagonista, abandonada y estafada en un frío Londres de enero, sin dinero ni perspectiva de trabajo o alojamiento, el resto de su estancia en esta pintoresca capital luce un ánimo vivaracho y bromista sin tregua.

Por un lado, este estilo consigue que la lectura sea amena, optimista y campechana. Sin embargo, a veces corre el peligro de descontrolarse hasta el punto de la exageración. No a todos causará el mismo efecto, pero a mí me parecía que la protagonista soltaba frases un poco vulgarotas que rompían el hechizo (véase página 180, por si alguien quiere una prueba fehaciente). El monstruo que llevo dentro habría arrancado esa frase del papel y se habría quedado tan ancho.

Por lo demás, me lo he pasado bomba con esta fantasía deliciosa y divertida en torno al único modelo en el mundo -Británico para más Inri- que me ha gustado en la vida. Julian Cole, o para qué engañarnos, David Gandy, es un dechado de virtudes estéticas masculinas y caballerosas que tiene loco a medio planeta. Yo, una servidora y mi gemela imaginaria no podríamos encontrar a un protagonista más perfecto para un romance hispanobritánico que este mocetón morenazo de voz grave y seductora.

Así que os imagináis lo pasional que llega a ser esta historia de amor fortuita y alocada entre la descocada española y el imponente modelo inglés. Todo un sueño hecho realidad entre bromas, pubs de fish and chips, Shakespeare, sesiones de fotos, placeres sudorosos, estereotipos españoles y turismo por una ciudad que a todos nos enamora por sus contrastes.

Cuando he llegado al final, tan divertido y dulce como merecía, me ha dejado sonriente porque he cumplido, literariamente hablando, uno de esos sueños tan fáciles de imaginar como un billete de lotería premiado: tener una aventura a la inglesa con el ídolo famoso más tentador.

Lo bueno de los escritores es que ellos transcriben al papel lo que para nosotros es tan sólo una especulación pasajera. A esta autora se le ocurrió secuestrar la "idea" de David Gandy y otorgarle un amor español lleno de situaciones divertidas, y no paró hasta regalarnos esta alegría. Y lo bonito es que una vez que lo lees en un libro, parece que lo has vivido de verdad. Magia :o) Así que gracias a Laura Maqueda por ese trocito de vida con David Gandy.


ÉRASE UNA VEZ EN LONDRES
LAURA MAQUEDA
Tapa flexible con solapas
280 págs.
Comedia romántica
Año publicación:
2016
Relación calidad/precio:
18 pellizcos / Soportable



¿Puede ser más guapo este hombre? NO, la respuesta correcta es no :-D

Arrebatadores, ¿con qué famoso os gustaría vivir una fantasía romántica? :o) Confess...

Babel en su diván profesional.

5 comentarios:

Bemelë 32 dijo...

No tiene mala pinta y tengo muchas ganas de leerlo, más aún, con ese bombonazo que has puesto jajajajaja

¡SE MUUUUUY FELIIIIIIIIIIIIIIIIIIZ! :):)

R. Crespo dijo...

¡Hola, Babel! Tengo muchísimas ganas de leer este libro, pero también otros de la autora. Sé que escribe bastante bien y no me voy a arrepentir (otra cosa es que en algún momento pueda tener la oportunidad jeje). En fin. Sobre tu pregunta, la verdad es que me cuesta elegir entre mis famosos favoritos, la verdad jajajaja.

Saludos <3

.:PaTrY:. dijo...

Hola!!

Pues la verdad que he leído poca cosa de este libro pero tiene muy buena pinta la verdad ^^

Besos

Elena Facio dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Elena Facio dijo...

Pues me ha causado gracias encontrar esta publicación, porque yo ya estoy leyendo la novela, y justamente cuando me pierdo entre sus letras no he podido dejar de imaginar a JULIAN como el mismo DAVID GANDY, al que ahora veo aquí en la foto. jajajajajaja!!! ES QUE GANDY ES ESTUPENDO... No he terminado aun la novela, pero puedo decir que es entretenida y me lleva a imaginar las maravillosa calles de una ciudad que me muero por conocer... LONDRES!!!