viernes, 10 de junio de 2016

¿Cómo te preparas para el apocalipsis?


Parece que el autor de esta mastodóntica obra de 800 páginas, Neal Stephenson, se ha tomado la pregunta muy en serio.


Mis arrebatadores, hoy voy a delirar sobre la última lectura del Reto10x10 que, a estas alturas, muchos conoceréis como esa locura colectiva que a diez reteros les ataca de vez en cuando que consiste en leer un libro durante diez días y reseñarlo en los diez siguientes.

Locura actual: SevenEves - SieteEvas

Al bueno de Neal se le ocurrió un día teorizar hasta el último pormenor sobre los planes que abordaría la especie humana ante una catástrofe a nivel de extinción planetaria.

¿Qué es eso?

¿Un pájaro, un ovni, es Supermán?

No, es la luna que se cae a cachos.

Desde el evento que causa esta catástrofe apocalíptica al descubrimiento real de que el fin está próximo, científicos y gobernantes toman las riendas del punto sin retorno. Con una narración de manual de la NASA y no sin algo de humor negro subliminal, el autor desarrolla todas las fases técnicas que sucederían al anuncio de que la Tierra está en sus estertores de muerte.

La cantidad de jerga, procedimientos y datos científicos es INFINITA. Por un lado, hará las delicias de los fans de la ciencia-ficción más realista y contrastada.

Es un libro recomendado para:
los aficionados al SF más hardcore
los futuros ingenieros y científicos
gente curiosa que disfrute con las instrucciones de IKEA

Por otro lado, arroja al lector a abismos de densidad subatómica entre esos momentos más humanizados en que los personajes logran transmitir su inteligencia más emotiva.

Tengo que admitir que, a pesar del maremágnum de tecnicismos e instrucciones más densos que un bosque de cables de acero, llegué a emocionarme en el instante de la destrucción del planeta. Página tras página, se alternan los personajes, altamente cualificados, para realizar tareas en el espacio desde ensamblajes de contenedores espaciales a cálculos de órbitas y misiones de rescate al borde de la radiación mortífera.

El autor hace alarde de una imaginación portentosa, además de unos conocimientos prodigiosos que aportan una verosimilitud a los acontecimientos totalmente estremecedora y admirable. Yo he logrado simpatizar con las secciones dialogadas, puesto que el resto me sobrepasaba en gran medida.

Por supuesto, la naturaleza humana hace acto de presencia y pronto surgen conflictos y disensiones a pesar de la exigua población existente. A eso de la mitad, la novela alcanza uno de sus puntos álgidos en el que las conspiraciones saltan como chinches. Es deprimente ver cómo los pocos supervivientes del Cielo Blanco y la Lluvia Sólida aún son capaces de revolverse unos contra otros y diezmarse por los típicos pecados capitales: ansia de poder, odio y estupidez. Lo que lleva a demostrar que la humanidad es peor enemigo de sí misma que unos asteroides anónimos.

En la tercera parte, se produce un brusco cambio de registro que también brilla por su creatividad y lenguaje original. Olé y aplausos extras para el traductor, pues se ha ganado el sueldo a base de bien. Se trata de una novela nueva dentro de la primera. Una especulación asombrosa de lo que podría suponer una civilización en el espacio, con sus razas derivadas y su tecnología a lo Star Trek. Se incrementa el ritmo de algunas escenas y tiene más viveza en la trama.

A mí me ha parecido fascinante la evolución propuesta en torno a la raza humana y todas las culturas que han prosperado desde el punto de origen. Casi se convierte en una simbiosis de película de acción y documental antropológico. Otro aspecto que me ha gustado y sorprendido es la potente presencia de personajes femeninos en los que se respaldan hilos de la trama a lo largo de todo el libro. Aquí destaco al personaje de Kath Two, lleno de posibilidades y piloto de un medio de transporte aéreo que le envidio.

Veredicto: El concepto es brillante y la ejecución es una odisea del espacio con alma de enciclopedia. Está escrito con un estilo frío que le resta sentido de la aventura, pero al menos acaba con una nota de humor peliculero. Eso sí, le faltan unas cien páginas (LO SÉ, QUÉ PARADOJA) para cerrar este viaje estelar con menos aspecto de episodio de televisión y más entereza literaria y filosófica.



Citas favoritas:


Resultó que imaginar la muerte de siete mil millones de personas producía un impacto emocional mucho menor que imaginar la de una sola. 

Es una de esas culturas psicóticas en lo que a 
los órganos reproductivos femeninos se refiere.



SEVENEVES - SIETE EVAS
NEAL STEPHENSON
Tapa dura con sobrecubierta
812 págs.
Ciencia-ficción
2016
Relación calidad/precio:
30 pellizcos / qué remedio


Aunque no me he enterado de la mitad de lo que he leído, no me arrepiento en absoluto de haber mordisqueado este descomunal ensayo de un futuro lamentablemente plausible. 

Me ha dejado con la sensación enfermiza de que el ser humano es demasiado ignorante para saber cuán indefenso se encuentra en verdad. Vivimos en un mísero cascarón de planeta. No nos damos cuenta de que nos rodea un monstruo llamado Universo que nos comerá en cuanto nos despojemos de esta efímera armadura que llamamos Tierra. 

Sin oxígeno, sin gravedad, sin alimentos, sin agua, sin tierra, plagado de radiaciones asesinas y escombros a velocidad salvaje. Los piratas y marinos tenían razón, arrebatadores míos. Allí fuera hay monstruos.

Babel sin escafandra.


8 comentarios:

Espe dijo...

Vaya, no lo conocía y seguramente me pase lo mismo que a ti y no me entere de algunas cosas pero parece interesante. Gracias por la reseña.
Un beso

Atrapada dijo...

La temática suele gustarme así que no lo descarto aunque últimamente estoy con más ganas de romance.

Besos =)

Tinuwel dijo...

Creo que solo a ti y a mi nos ha gustado la tercera parte... xD Ahora solo queda mi reseña... joooo a ver qué digo con las reseñazas que habéis hecho todos... xDDD

Bemelë 32 dijo...

Que reseña tan brillante si a uno no le dan ganas de leerlo después de esto que se mire la cabeza porque GUaU perece de lo más interesante y creo que aparte de aprender parece que está muy bien desarrollado ^-^

¡SE MUUY FELIIIIIIIIIIIIIIIIZ! :):)

Geli dijo...

Se lo ví a Beleth cuando lo estaba leyendo y ya leí también su reseña.
La verdad que el libro está curioso. Lo único que me echa para atrás es todo lo científico y tal que comentas que habla de ello en el libro. Y por supuesto las 810 páginas de las que consta.

Pero quizás, en un futuro no muy lejano, me lo acabe leyendo.

Un saludo!!

Beleth dijo...

Pues sí, la verdad es que el traductor se lo ha currado un montón que no ha debido ser nada fácil xD igual puede convalidarlo con un máster en ingeniería o algo jajaja

Aglaia Callia dijo...

¡Hola!

Fíjate que no lo conocía y no es muy de la temática que acostumbro leer, pero no lo descarto, que tiene buena pinta y me gusta eso de "odisea del espacio" ;)

Besotes.

Paseando entre páginas dijo...

La segunda reseña que leo y sigo igual de confusa. No puedo con las descripciones y el hecho de que falten páginas, pero la trama me llama mucho la atención