sábado, 27 de abril de 2013

¿Sexo? ¡De cabeza al infierno!



Acostumbro a apuntarme a lecturas conjuntas y tours porque, siempre que tengo algo de tiempo, adoro convertir la lectura en algo comunitario. Me gusta sentir que somos una panda. Restos de mis hormonas adolescentes, supongo, jejeje. Sandruxii me invitó a unirme a los tours de su blog y en cuanto vi esta novela fue instalove. La curiosidad me puede. Debería formar parte de la lista de pecados capitales. La curiosidad mató a la bloguera XD. No me ha matado para nada, he disfrutado de El infierno de Gabriel, de Sylvain Reynard. A mí me da que este nombre es inventado, quizás ni siquiera es un señor, sino un pseudónimo que oculta a una autora o a un ordenador con alma de poeta torturado...


Gabriel Emerson es un profesor de estudios italianos con un carácter malhumorado producto de sus muchos demonios interiores. Cuando se topa con su alumna, Julia Mitchell, es incapaz de tolerar su naturaleza impresionable contra la que reacciona con profunda hostilidad.
No comprende la docilidad de la joven ni la sensación que irrita su memoria sobre algo que se le escapa. Durante el seminario que imparte sobre Dante y la Divina Comedia en la universidad de Toronto, la relación entre profesor y alumna se estrecha, se tensa. Las emociones que sienten el uno por el otro se descabalan y las que están prohibidas se exaltan. Ambos entran en una vorágine de incomprensión, de mal encajada atracción, mientras tratan de resolver todo un ejército de fantasmas emocionales entre ellos a la par que evitan la bomba de relojería que supone ser descubiertos "confraternizando".

Quería vivir una vida que rivalizara con la belleza de las ilustraciones de Botticelli. pág. 73

Los misterios que comparten y se esconden empiezan a desenrollarse como los nueve círculos que componen el infierno de Dante, el genial poeta italiano. Y es allí donde Gabriel cree vivir, desolado porque su Beatriz no sólo no le guiará a la salvación, sino que él acabará arrastrándola a la perdición con él.

Sabía que vivía en el infierno y lo aceptaba. No solía quejarse pero para ser sincero, tenía que admitir que deseaba escapar de allí desesperadamente. Por desgracia, no tenía a un Virgilio ni a una Beatriz que fueran a buscarlo. pág. 92

La idea de ligar el erotismo con la fuerza del pecado y la búsqueda de la redención intrínsecas en la obra de Dante resulta poderosamente atractiva. ¿Hay relaciones que queman? ¿Hasta dónde puedes arriesgarte por satisfacer los anhelos de tu psique? ¿Es posible alcanzar el mejor "yo" a través de otro? La novela persigue responder a estas incógnitas mediante un viaje sensorial entre dos personas muy dañadas. Quizás podamos sentirnos identificados con ellas o analizar de forma intelectual esa búsqueda continua de la luz que espante nuestra oscuridad. Todo es posible para el amor, ¿no?

Eso en cuanto al tema. ¿Y el estilo de la narración? ¿O los personajes y cómo caen sobre el lector? Aquí es donde entramos en terreno pantanoso. Gabriel, ah, Gabriel. Este experto en el pecado es un maltratador. No vamos a decir que va pegando por ahí a las féminas, pero trata a la gente como si fueran felpudos de ínfima calidad. Julia, ah, Julia. Ella es una víctima en potencia. La perfecta damisela en apuros que es rescatada o asesinada, pero sin término medio.

Él se agobia ante lo que considera un ataque pasivo por parte de ella, mientras que ella se deja abusar como un sucedáneo de Ghandi que combate la agresividad con la otra mejilla.
Suceden unos intercambios entre los dos protagonistas en la primera parte de la novela que dan miedo. Su relación alcanza cotas sadomasoquistas a nivel emocional. A veces los diálogos son excesivamente empalagosos. En las más de 600 páginas de novela, el gran detalle de las escenas desarrolla el mundo dual de Gabriel y Julia de forma ineludible. Al final, te pierdes en ellos y en su obsesión.

También os aviso de que tiene muchísima carga erótica, pero la sexualidad no hace acto de presencia contundente.

Me siento dividida: por un lado, estos dos tórtolos enloquecidos comparten diálogos dignos de una novela rosa de dos céntimos. Sin embargo, me he sentido abducida por la compleja y detallada intimidad que comparten, por la forma amorosísima en que ella es agasajada en todos los sentidos por él, por los secretos que les hunden en la humillación y la forma en que buscan la salvación el uno en el otro. Además, el paralelismo entre su historia de amor y la Divina Comedia es lo que me incitó a leerla y me ha encandilado durante toda la lectura. Espero poder leer el resto de la trilogía: El éxtasis de Gabriel y La redención de Gabriel. Prometen mucho, ¿no os parece? ;o)



EL INFIERNO DE GABRIEL
SYLVAIN REYNARD
Tapa flexible sin solapas
624 págs.
Romance erótico
2013
Título original:
Gabriel's Inferno
Relación calidad/precio:
18 pellizcos
Está bien



FORO DE DEBATE
¿Qué es peor, pensar que el sexo es amor o
pensar que son cosas distintas y elegir el sexo?

Esta frase de la página 294 invita a reflexionar. ¿Cuál es vuestra opinión?



regodeándose en el pecado.

15 comentarios:

Tinuwel dijo...

A mi me encantó! Tanto esta como la siguiente.
Me parecieron tremendamente románticas, hasta el extremo.
Y no me pareció que fuera un maltratador, la verdad. Es borde y trata de alejarla de sus pecados para protegerla, no por humillarla sin más.
En cuanto al debate, me parece que cualquiera de las dos opciones puede ser buena, cada uno elige lo que prefiere ¿no? Dicen que las mujeres necesitan un componente afectivo en sus relaciones físicas pero yo no me lo termino de creer, creo que podemos llegar a ser igual de "despegadas" que ellos, y ellos ser tan emotivos como nosotras, todo dependerá del estímulo (en este caso la otra persona) que tengamos enfrente... :DDD

Ana Blasfuemia dijo...

No consigo que me atraiga la literatura erótica. Supongo que es porque pienso que el erotismo es algo muy personal y que cada persona lo percibe y vive de manera... pues eso, muy personal. Además que esta moda ha traído consigo mucha basurilla aprovechando el filón de fans de este tipo de lectura..

Así que ahora mismo creo que me gusta mucho más leer tu reseña sobre el libro que el libro en sí :D Un saludo.

El hada de las palabras dijo...

A mi este libro también me gustó mucho en parte por sus referencias a Dante ^^

Un besote!

Kayima dijo...

La idea de ligar el erotismo con la fuerza del pecado y la búsqueda de la redención intrínsecas en la obra de Dante resulta poderosamente atractiva. ¿Hay relaciones que queman? ¿Hasta dónde puedes arriesgarte por satisfacer los anhelos de tu psique? ¿Es posible alcanzar el mejor "yo" a través de otro?
Leyendote decir eso ya me has embaucado jajajaj. Esta es una saga que la tengo apuntada!. Me llama mucho la atención los detalles, personalidades y pensamientos que se puedan plasmar en ella. Además, la contraposición de sentimientos llama mucho a mi curiosidad ><!

Un besito!Kayima
Libros hasta el Amanecer

Arila dijo...

No me atrae la novela erótica ni tampoco las novelas rosas de dos céntimos, así que tengo clarísimo que este libro no es para mí.
Un beso =)

Elisabet dijo...

Holaa^^
A mi este libro me gustó mucho, pero es cierto que la última parte me pareció empalagosa. ME habría gustado que la tirantes del inicio siguiera un poco más, porque fue realmente lo que me enganchó :P
Sobre las preguntas del sexo y el amor... xD
Yo creo que se pueden tener de manera separada, pero que juntas es una mezcla explosiva (salida por la tangente xDDD)
ajaaj Besitos :D!

Patry_hennet dijo...

La verdad es que tengo este libro y su continuación en mi casa y todavía no les he podido hincar el diente porque estoy de exámenes.

Besis :D

Noe dijo...

He leido buenas criticas y me llama muho el titulo, sin embago no acabo de lanzarme; me falta un algo que me anime.
Un beso

Caminante dijo...

A mi tampoco me atrae mucho la erótica... a lo mejor debería probarlo y entonces a lo mejor no podré parar xD
¡Besos!

Elii Vela dijo...

Yo conocí este libro cuando era aún de Ominific Publishing porque me enviaron un ejemplar para reseña. Amé la historia. En aquéllos tiempos yo creía que "Sylvain Reynard" era mujer, aunque ya fue hasta que lo compró Berkley que me enteré que es hombre. Sea como sea, el autor es una persona magnífica y súper amable, aunque ahora evidentemente ya no responde por sí mismo los emails XD

Amo la historia y amo a Gabriel tanto, que tengo los libros en inglés y en español y ya me he pre-ordenado el último.

Me fastidia muchos comentarios donde lo comparan con 50 Sombras porque lo que la gente no sabe, es que este libro era también un fanfic que apareció en internet MUCHO antes que el de James y fue publicado por una editorial MUCHO antes que Grey. Por qué aquél goza de tanta popularidad cuando la narración es de lo más deprimente, escapa a mi comprensión ¬¬"

Buenísima reseña, Babel ;D

Margari dijo...

Es un género que no me llama mucho, así que me parece que lo voy a dejar pasar.
Besotes!!!

Esciam dijo...

Hola linda!
Creo que es lo que es peor es saber la diferencia, y escoger el sexo. Habla de una mayor degeneración del personaje. En el primero, se ve hasta una desesperada búsqueda de amor, y creo que eso es másredimible de lo primero.
En cuanto lo que nos cuentan, sí, se puede sobresaltar el usar la Divina comedia como intertexto es original e interesante.
Sin embargo, yo soy de las personas que condena esas historias en que erotizan las relaciones violentas.
En serio, una persona violenta no cambia, solo pasa por una fase de reconciliación, para luego volver a actuar violentamente. El arte debería reflejar esa verdad en vez de seguir alimentando una ilusión que solo hará que hayan más y más mujeres asesinadas por sus parejaas.
Saludos!

Mel dijo...

Tiene unas frases buenísimas. Qué ansias de leer el último libro! ; )

Ten una estupenda semana, un beso~

Trotalibros dijo...

Me gusta el sexo, pero no me gustan las novelas sobre sexo... Bastante tuve ya con Cincuenta Sombras...
Besos

Koneko-chan dijo...

A mí estos libros sin convencerme, aunque tu y Tinu me habléis maravillas de ellos. Ya sabes, es de esos que no te entran y no sabes por qué. Aunque me alegro de que te gustase pecadora, jajaja.
Un besín!!